domingo, 25 de julio de 2021

Fina estampa

 

No había probado la cocina  peruana, más allá de un ceviche casero preparado en un bar hace tiempo. Buscando algún sitio donde ir a descubrirla, nos decidimos por este, por cercanía, y por  la curiosidad de ver como había quedado lo que fué en su día (hace mucho tiempo) la famosa casa de comidas "Las moneditas", donde se comía muy bien, por cierto. Nada queda ya de esa barra repleta de monedas insertadas. 

La verdad es que en mi recuerdo la tenía por más pequeña. Al cruzar la famosa barra de antaño, hay dispuestas un par de mesas en un pasillo, y luego se accede a un acogedor comedor, con pocas mesas, más espacioso de lo que recordaba. Fuera, como han hecho muchos,  una "terraza" improvisada, ganada a la carretera, para tratar de capear estos días de restricciones. Se fué llenando a medida que transcurría la tarde, y el ambiente se prestaba para disrutar de una buena comida.

En su carta, claro, su cocina típica, supongo que no al completo, pero si lo más representativo y que mas nos suenan, como el Ceviche, la Causa limeña, Tamal, y otros que suenan menos (a mi), como Carapulcra o Papa a la huancaína. Mientras esperábamos por la comida, pedimos un Pisco Sour, cóctel típico que estaba muy rico, y nos pusieron para acompañar (creo que se llamaban así, si no, perdón) un platito de Cancha serrana con una salsa muy picante (que a mi me encanta) pero muy rica.

Nosotros pedimos Ceviche, riquísimo, con esos toques cítricos que dan esa sensación de frescura en el paladar. La Causa limeña, también muy buena, cuyo sabor recordaba un poco a una ensaladilla de pollo, pero más sabrosa. Pedimos también un contundente combinado criollo para probar dos de sus platos más típicos, el seco de res, que de seco no tenía nada, estaba bañado en salsa (lo de seco creo que viene de la adaptación del termino inglés "second", de "segundo" plato, pero no les voy a soltar aquí el rollo histórico), y el Ají de gallina. Plato contundente y muy bueno. Y terminamos con un plato de Arroz chaufa, un arroz frito, al que sinceramente no le encontré mucho sabor. Como no lo he probado nunca antes, no se si es que el plato es así o es que les quedó así, pero el sabor no acompañaba a su buena pinta. De postre probamos un delicioso Pie (pronúnciese "Pai") de limón (pronúnciese "limón"). De los mejores que he probado. Pedimos 3 cafés, y de beber una botella de agua, un refresco y dos cervezas cusqueñas. Bien en general, con dos consideraciones: No es un sitio barato, la cuenta fue de algo mas de 77€, y la segunda, más personal: a mi el pan me pierde. Mi postre favorito es el plátano (con pan), y me encanta un sopeteo, y, con todas esas salsas y caldos, que no tenga uno a mano un cacho de pan es un pequeño disgusto. Vale, que a lo mejor no es tradición allí comer con pan, pero uno lo echa de menos. El hombre amablemente me ofreció unas galletitas tipo crackers, y se hizo lo que se pudo.


Dirección: C/ Marqués de Celada, 103
San Benito. LA LAGUNA. Teléfono 822174165