sábado, 7 de mayo de 2022

El Sargo Carbón


Esta pasada Semana Santa nos dimos un paseito por la isla baja, concretamente por Garachico. Un paseo que, por muchas veces que uno lo haga, siempre es agradable. Y había mucho ambiente, que ya se echaba de menos el bullicio de la normalidad, a la que no hemos llegado pero nos vamos adaptando a lo que hay. 

Van quedando atrás los tiempos en que la oferta gastronómica de la zona en su mayoría estaba orientada al turista, con las coloridas cartas en varios idiomas, donde ofrecían platos típicos de la "cocina canaria" como la paella y la sangría, y otras cosas de la "canarian food" que ni era "canarian" y a veces, ni siquiera "food", y con precios de turista. Ahora ha mejorado bastante, no tanto en los precios, pero si puede encontrar uno diferentes opciones, como este sitio. 

Es un local pequeñito, angosto, con pocas mesas, aunque aún mantenían un par de mesas en un callejoncito adyacente. Tuvimos que esperar un poquito, pero valió la pena. Porque, aunque pequeño, dentro, como dice uno de sus slogans, hay un espectáculo de fogones y Rock&Roll. Los fogones no los vi, aunque ver su carta ya es un espectáculo, y el rocanroll ambienta  la estancia. Buena musiquita y una oferta original.  

Aunque en la carta lea hot dogs, salchicha, sobrasada, pastrami o salchichón, no verá nada de carne. Aquí cogen el pescado y con el hacen de todo. Los Hot dogs son con salchicha de pescado, el salchichón es de choco, y la sobrasada de pescado. Y también tienen embutidos de pescado. Pues de ese palo va toda la carta. Elaboraciones originales, apetecibles según se van leyendo las largas descripciones de cada plato, y con ese toque gamberro que fluye en el ambiente, como ese postre de Mascarpone  "con el cítrico que nos dé la gana hoy, chocolate y albahaca". Apetecibles descripciones, a falta de  ver como quedaba eso en un plato. 

Pues en los platos que probamos quedaba muy bien. Toda esa larga descripción del plato se traduce en una rica combinación de sabores. Probamos unas truchas rellenas de sobrasada ahumada de pescado y mahonesa Furikake, una brocheta de atún madurado en dos cocciones que llevaba, entre otras cosas, Melón macerado en sake. También pedimos el plato con descripción más breve de la carta. Ceviche y punto. Muy bueno, y destaco como toque de la casa el ponerle maíz dulce y millo (como decimos aquí) tostado o frito. Y mención aparte para los postres, también de largas descripciones, pero, sobre todo, con ingredientes que a mi no se me hubiera ocurrido que quedaran bien en un postre, como el atún curado en cacao o algunos de los que lleva el de esta foto de la izquierda, llamado "Puta Lokura", que fue el que probamos y el que les describo: "Crème brûlée de chocolate blanco y millo, azúcar picona de Puta de la Madre, Canollo relleno de mascarpone, albahaca, espirulina y chicharrón de cochino". Poniéndome exquisito, era un poco más líquida que una Crème brûlée, pero el postre era realmente una "Puta Lokura". ¡Y lo bien que le quedaba el picantito de la pimienta P.M.!. Y disfrutar de todo esto, acompañado de 3 cañas, salió por algo mas de 34 euros. Sitio recomendable, al que volveremos, porque quería probar el Hot Dog Fish & Chips, y al final se me pasó. 

Dirección: Av. República de Venezuela, 3, Bajo Derecha
GARACHICO. Teléfono: 636 669 992